Construyendo un concepto de design thinking

El mundo moderno empresarial requiere que los profesionales se conviertan en estrategas y solucionadores de problemas (Bell, 2008). Es claro que los problemas modernos a los que se enfrentan las empresas no consisten solo en la ecuación de reducir costos y maximizar utilidades, ahora los consumidores y la misma sociedad, imponen a la empresa no solo ser eficiente con sus recursos sino innovadora en su oferta (Moote, 2013). El diseño, entra a ser un enlace entre las altas expectativas de creación de valor y las prácticas administrativas para alcanzarlas, de ahí que se haya adoptado como filosofía de varias empresas líderes del mercado.

Las empresas consideradas exitosas han encontrado en el diseño una ventaja competitiva sostenible, dos ejemplos de ellos los ofrecen P&G y Jhonson & Jhonson  (Martin, 2010; Leavy, 2011). Prácticamente, el diseño unido a la gestión de una empresa complementa los procesos heredados de las teorías clásicas administrativas y da  flexibilidad a la gerencia para responder al cambio a partir de la creación y no solo la captura de valor (Moote, 2013). Las ventajas de aplicar el diseño son claras y ampliamente difundidas a nivel internacional (Leavy, 2011).

Ahora bien, definir qué es el diseño, como cualquier concepto en estos días, parte de identificar las visiones particulares desde la academia y desde la práctica, que han enriquecido el concepto de diseño y aún más que ha diversificado el entendimiento del ‘pensamiento en diseño’.

Situando el origen el concepto, Bell (2008) parte del libro “El arte de la innovación” de Tom Kelly, CEO de IDEO publicado en 2001, una empresa que es reconocida como líder en diseño, sin embargo, Moote (2013) lo rastrea más atrás con Herbert Simon en 1969 con el libro “Las ciencias de lo artificial”, igual que incluye contribuciones de Robert McKim en 1973 y Peter Rowe en 1987. Todos ellos indicando tomar el diseño como “una forma de pensar”.

Y ¿cómo se piensa desde el diseño? Bell (2008) hace referencia a pensar desde la experiencia del usuario; Martin (2010) indica que se requiere de un “balance dinámico entre la maestría de lo analítico y la originalidad intuitiva” (p.38) que combinados tendrán incidencia en los resultados de innovación; por otra parte Razzouk y Shute (2012) lo orientan hacia “el pensamiento creativo para generar soluciones a los problemas” (p.331); finalmente, Moote (2013) refuerza que se parte de un pensamiento antropocéntrico para enfrentar los desafíos de la gestión estratégica. Entre otros autores que pueden definir el pensamiento en diseño, se puede ver que el pensamiento en diseño es diferenciado al pensamiento analítico tradicional, lo que conlleva a contemplar variables fuera de los esquemas tradicionales, refiriéndose a la “flexibilidad cognoscitiva” para integrar un sistema amplio de análisis y soluciones de problemas (Moote, 2013).

Por otra parte,  Razzouk y Shute (2012) indican que se el pensamiento en diseño, inicia viendo las representaciones de conceptos e ideas sobre un problema y consecuentemente pensando en sintetizar relaciones entre ideas y resolver el problema; todo en un proceso iterativo e interactivo. Lo que conlleva también a determinar, que el pensamiento en diseño, incluye modelos de pensamiento, herramientas, procesos y técnicas, sin limitarse a estos, como lo cita Moote (2013) al indicar que la “literatura empresarial” lo ha simplificado y limitado a la aplicación de un conjunto de claves para innovar.

Entonces al entender algunos conceptos del ‘design thinking’, se puede inferir que es una corriente de pensamiento, que mezcla conocimientos del diseño, la ingeniería, la administración, las ciencias humanas y sociales, para dar una respuesta a cómo innovar no solo a partir de métodos o técnicas, sino creando un enfoque hacia la persona como centro del pensamiento y el diseño, fortaleciendo una cultura de interacción e iteratividad, fomentando prácticas para analizar problemas y proponer soluciones y siendo un instrumento estratégico de los profesionales del cambio empresarial.

Referencias citadas

Bell, S. (2008).  Design Thinking. American Libraries, 39(1.2), 44-49.

Moote, I. (2013). Design Thinking para la innovación estratégica: lo que no te pueden enseñar en las escuelas de negocios, ni en las de diseño. Barcelona: Empresa Activa.

Martin, R. (2010). Design Thinking: achieving insights via the knowledge funnel. Strategy & Leadership, 38(2), 37-41.

Leavy, B. (2011). “Roger Martin explores three big ideas: capitalism, integrative thinking and design thinking”, Strategy & Leadership, 39 (4), 19 – 26.

Razzouk, R. (2012). What is Design Thinking and Why is it important?. Review of Educational Research, 82(3),  330-348.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s